La misión de la Fraternidad en la Iglesia

session_mai_2014_PHOTO_GROUPE.jpeg

La llamada de Dios conlleva siempre una misión específica confiada por la Iglesia.
Consagrándonos, la Iglesia nos confía una misión:
  • Ser testimonio de fe en la vida eterna;
  • Ser signo de la Iglesia en espera del retorno de Cristo, su Esposo;
  • Afirmar la perennidad de un amor conyugal arraigado en Cristo;
  • Ser signo de resurrección, en la vida diaria;
  • Interceder por este mundo en el cual estamos sumergidas en especial por las familias.